Blog La Jaula de las Locas: Día Internacional de la Danza - LA JAULA DE LA LOCAS

Vaya al Contenido
DÍA INTENACIONAL DE LA DANZA

Ayer día 29 de abril se celebró el Día Internacional de la Danza y, desde La Jaula el Musical, queremos rendir nuestro particular homenaje a todos los bailarines, profesionales o no, que dedican su vida a este arte.

Sin duda, todos nacemos con algún don, y algunos nacen con el de mover el cuerpo de forma tan extraordinaria al ritmo de una melodía, que consiguen emocionarnos.

Y esta emoción es la que se transmite cada vez que un bailarín sube a un escenario y, sin necesidad de utilizar una sola palabra, es capaz de impresionarnos con la fluidez y la simplicidad con la que aparentemente se desliza sobre el suelo.  Llegar hasta aquí no es nada fácil, y es que  ser bailarín o bailarina, implica un grandísimo esfuerzo; detrás de cada actuación, se esconden muchísimas horas de perseverancia, un alto nivel de exigencia con uno mismo, mucha perfección y un durísimo trabajo diario.  
 
A través de cada uno de esos movimientos se esconde una intención, una historia, un mensaje para el espectador. La danza es un lenguaje muy particular, hay una comunicación real entre el bailarín y el observador, hay unas ideas, unas emociones, unos sentimientos que quieren ser expresados. Cuando ves un espectáculo que contiene números de danza, no solo te conmueve la belleza de esos movimientos, sino la increíble habilidad de contar una historia a través de ellos sin la necesidad de hablar.  
 
Horas de clase para alcanzar la técnica, horas de ensayo, dolores físicos, y también mentales, de agotamiento, de querer abandonar. Si hay algo que define el trabajo de un bailarín profesional es la disciplina y la constancia, movidos por gran pasión. Aprender, mejorar, perfeccionar… Es un trabajo lleno de entrega que, sin duda, requiere un compromiso que pocas profesiones requieren.

 
Así son “Las Pajaritas” de  “La Jaula de las Locas”, nuestro cuerpo de baile y, sin las cuales, sería imposible darle a esta comedia musical ese punto de luz y color. De espectacularidad. De ilusión. De emoción. De diversión. Unos números musicales, cuidados hasta el último detalle y con coreografías que te dejarán sin aliento.
Regreso al contenido